jueves, 9 de marzo de 2017

La adoración a Dios

La adoración a Dios

La adoración a Dios genera vida

La Biblia nos enseña que los fariseos y escribas se expresaban con palabras piadosas y elegantes, pero el Señor Jesús los llamó “hipócritas”. Los griegos se destacaban por su elocuencia y conocimiento, pero en general se burlaban del evangelio. Podemos ver también que Pedro y los demás se comprometieron a dar su vida por Jesús si era necesario, pero aquella noche cuando lo arrestaron todos lo abandonaron... 

La adoración verdadera va mucho más allá de las palabras o de las buenas intenciones, es aquella que nace en un corazón fiel a Dios, dispuesto a obedecer, la mejor adoración es una vida rendida y entregada a la voluntad del Señor. El corazón de un adorador no vive para sí, sino para Aquel murió y resucitó por él.

La Biblia nos dice en Juan 4:23-24 “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; pues también el Padre tales adoradores busca que le adoren. El Señor Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que le adoren. Entonces la mujer dijo: Sé que el Mesías ha de venir, el que es llamado, el Cristo; cuando Él venga nos declarará todas las cosas. Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo". 

La adoración a Dios es el más grande llamado del Señor a sus hijos, es más, dice la Escritura que él está buscando adoradores, diptongamos entonces nuestro corazón y digamos: "Heme aquí Señor". 

Sin duda la mejor adoración que le podemos brindar a Dios es una vida de obediencia, por eso la vida de nuestro Señor Jesucristo fue la más excelsa fragancia que al cielo se levantó. Sigamos el ejemplo de nuestro Señor con la fuerza que él mismo nos da. 

Por pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "LA NECESIDAD DE ADORAR A DIOS".


La adoración a Dios debe ser genuina y verdadera.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario